Nuestro modelo se basa en un método sistémico que opera a lo largo de 5 años y medio con cada niño, niña (entre 6 y 9 años) y sus familias para despertar sus habilidades, además de prevenir que estos niños y niñas de zonas de alta marginación y violencia, que se encuentran en rezago educativo y en riesgo, terminen en delincuencia, en calle o en casas hogar y logren incorporarse exitosamente al sistema escolar, eleven su autoestima, cumpliendo así su propio plan de vida y realizando exitosamente sus propias metas.

Este Modelo cuenta con tres fases de intervención y tres dimensiones:

Modelo Mayama

 

Fase “yo confío”

Mayama va hacia las familias.

En la Fase de “Yo confío” con duración de 6 meses, buscamos en colonias marginadas a las familias que serán parte de nuestro programa educativo, generamos confianza para asegurar el ingreso de los niños y niñas al Centro Mayama, además de pedir el compromiso y participación de todos los miembros.

Fase “yo me desarrollo”

Mayama va hacia el interior de las personas.

La Fase intensiva, trae a los pequeños 2 veces por semana al Centro de día Mayama durante 3.5 años para desarrollar sus habilidades en 5 áreas:

  • Yo siento – desarrollo emocional.
  • Yo pienso – desarrollo cognitivo.
  • Yo me relaciono – desarrollo social.
  • Yo expreso – desarrollo de habilidades comunicativas.
  • Yo actúo – desarrollo de la voluntad.

A la par, Mayama, realiza visitas familiares cada 15 días en donde los integrantes trabajan en dos áreas: “Yo siento” y “Yo me relaciono”.

Además de brindar talleres con varias temáticas humanas para disminuir la violencia intrafamiliar, mejorar las condiciones comunicativas y fomentar relaciones positivas entre ellos.

Fase “yo transformo”

Mayama va hacia la comunidad.

Una vez que el niño Mayama ha pasado por la fase “yo confío” y la fase “yo me desarrollo”, continúa un año más con nosotros para materializar sus metas. Se evalúa para determinar si cumple o no con un perfil de egreso. ¿Qué significa esto?:

  • Aquéllos chicos que cumplieron por lo menos con el 80% de asistencia.
  • Que continúan estudiando.
  • Que están libre de adicciones-Que las niñas están libre de embarazos tempranos.
  • Que son personas que dan buen trato a ellos mismos y a los demás.
  • Que han logrado diseñar un plan de vida y por lo tanto están listos para iniciar su proceso de acompañamiento (Coaching) para cumplir sus metas.