Mayama de cara al futuro

Desde hace 11 años, Mayama nació con la firme intención de transformar la vida de las niñas, niños y sus familias a través de garantizar los derechos de la infancia.

Para lograrlo, su modelo educativo integral juega un papel determinante. El trabajo en el desarrollo de las habilidades de niñas y niños, el fortalecimiento de las competencias parentales de sus familias para un mejor cuidado y acompañamiento de sus hijas e hijos, así como la mirada transversal de los derechos humanos a través del acompañamiento a las familias para resolver situaciones que los vulneran.
En estos 11 años, la organización ha atendido a 674 niñas y niños junto con sus 478 familias, para un total de 2,868 beneficiarios directos y más de 11,000 beneficiarios indirectos.
Muchos son los factores que se han conjugado. Sin duda el compromiso y sentido de responsabilidad de nuestro equipo de trabajo, la aportación de nuestro red de nacimientos recurrentes, la visión de nuestro Consejo Directivo, el establecimiento de alianzas clave con instituciones sociales, públicas y privadas y desde luego la participación protagónica de las niñas, los niños y sus familias.


Este año tenemos el enorme reto de iniciar la construcción de nuestra nueva casa: el Centro de día Mayama.
Este esfuerzo se ha visto interrumpido por 2 años de pandemia, sin embargo este hecho también ha representado el impulso para lograrlo. Toda nuestra sociedad se ha visto afectada por los estragos del COVID-19. 

Las personas han perdido sus empleos o se han disminuido sus ingresos, las escuelas han tenido también que cerrar o desarrollar estrategias de atención a la distancia, la salud mental y emocional de las personas se ha visto afectado, ha preocupado las cargas en el trabajo doméstico para unos cuantos (en particular las mujeres, el aumento dramático de la violencia en contra de las mujeres, algunos negocios han cerrado, por decir algunos.

En el caso de las niñas, niños y familias Mayama las afectaciones han sido graves, no es necesario repetirlas. Por tanto ellas y ellos nos están esperando. Es el momento de actuar de forma solidaria con quienes más dificultades están enfrentando. Una manera útil y sostenible para hacerlo es uniéndote a nuestra campaña Transformemos vidas. Con tu aportación haremos posible la apertura de nuevas oportunidades para ellas y ellos, disminuyendo nuestras brechas de acceso desigual que prevalecen en el país y que se han recrudecido por los efectos de la pandemia. Nuestro momento de actuar es hoy. El futuro es ahora.